Pequeñas empresas que no paran de crecer

Pequeñas empresas que no paran de crecer

Si nos detenemos a pensar por un momento cuáles herramientas tecnológicas usamos a diario para facilitar nuestras tareas, seguramente muchos de nosotros logramos traer a la mente casi de inmediato un celular o computador, dos dispositivos tan comunes como fundamentales que hacen parte de nuestra cotidianidad.

En el contexto actual, es muy difícil creer que alguien no haga uso de Internet para comunicarse, y más difícil pensar que las empresas no establecen sus relaciones comerciales valiéndose de las tecnologías. Las TICS (tecnologías de la información y la comunicación) ayudan a los negocios tradicionales y a los sectores emergentes, (pequeñas empresas de distintas índoles) que se han valido de sus habilidades y conocimientos para posicionarse globalmente.

Casi al tiempo en el que nuevos términos aparecen, y se establecen profesiones que tal vez no existían, surgen en la red personas con deseos de emprender, con ambiciones de visibilizarse y destacar entre miles su experiencia. Las pequeñas empresas, e incluso personas que ofrecen sus servicios se han visto beneficiadas y es que la gran cantidad así como la accesibilidad a la información disponible en línea significa que prácticamente cualquier persona puede crear e iniciar una pequeña empresa con sólo un ordenador y una buena conexión a Internet. “Las nuevas tecnologías han revolucionado el mercado laboral, nuevas profesiones y oportunidades de negocio surgen en sectores de los que hace pocos años nadie había oído hablar y que ahora forman parte de nuestra realidad”.

No es un secreto que el desarrollo de las plataformas digitales, la aparición de las redes sociales, el uso de correos electrónicos, y la llegada de los sitios web y aplicaciones, nos abre caminos, acortan barreras, y nos brindan posibilidades a nuevos mercados. El crecimiento de las tecnologías es imparable y la oportunidad de incursionar en él conlleva una amplia renovación en los sistemas y modelos tradicionales de trabajo (estructura, productos, promoción, canales de distribución y ventas). Si las empresas logran entender la necesidad de incursionar en el cambio y adaptarse a él, entendiendo que los procesos y los nuevos usuarios son cada vez más digitales tendrán múltiples oportunidades de éxito al asegurarse en un mercado que siempre está en constante evolución.

No cabe duda, la tecnología nos rodea, hace parte de nuestra vida y nos acompaña casi en cualquier actividad que realicemos; los grandes, pequeños y medianos negocios han hecho que sus marcas puedan vender y presentar sus productos a través de tiendas online, hacer difusión, crear comunidad, optimizar procesos, gestionar tiempo y obtener clientes gracias a ella.

Es normal que emprendedores, empresarios y comerciantes teman realizar cambios, o sientan miedo de implementar estrategias y modificar procesos, pero entraríamos en un error al omitir, e incluso postergar la entrada de la tecnología en las compañías. “Emprender es una actitud y las nuevas tecnologías son la condición necesaria para que una buena idea de negocio prospere”.